Wednesday, January 30, 2008

Ayer era Martes

Y esa es la conclusión más lógica de que hoy sea miércoles.
Los martes en mi casa pasan dos cosas: que yo veo house y que mi padre sale a tomar unas cervezas con unos amigos.

Esta segunda costumbre empezó hace relativamente poco, cuando un pariente lejano mío por parte de mi padre (nunca se me dieron bien los nombres de las relaciones de parentesco, asi que siempre le llamé mi tío, aunque realmente no lo era) por circunstancias de la vida, se mudó a Carril, y la cercanía y el aburrimiento hicieron el resto. A ellos luego se sumaban a veces otros amigos, así que eran un grupo normal de 4-5 personas tomando cervezas.

Mi tío murió poco antes de Navidad.
La puñetera casualidad hizo que mi tío se pareciera físicamente un montón al solitario.
El resto de la puñetera casualidad, y es lo que de verdad no entiendo en este mundo, es que en sus últimos momentos estuviese solo.

No voy a decir que era un santo (y si alguien lo fuera, igual tampoco era el), pero nadie se merece que le abandonen y, lo que es peor, le acusen y le ataquen cuando no se puede defender. Las únicas personas que le iban a visitar al hospital era el grupo de irse a tomar las cervezas. Ni su exmujer, ni sus hijos, ni su familia cercana. Y aún lo intentaban llevar a juicio. Y ponían a los hijos en su contra, manipulándolos. Y asuntos de dinero. Sin tregua.

Lo que intento decir es que no me parece triste que mi tío muriera, sino que la gente pueda hacer esas cosas. Me parece triste que un hombre que conocía a gente en todo el mundo muera con las personas con las que se tomaba las cervezas los martes.

Ayer era martes, y mi padre invitó a cenar a casa a un par de esas personas del grupo. Una de ellas apenas conocía a mi tío, apenas de unos meses, y sin embargo estuvo en el hospital, animándolo y acompañándolo.

Esto no tiene moraleja, sólo quería sacarlo de dentro. Porque pasan los años, y se supone que se aprenden cosas, pero yo hay muchas cosas que aún no entiendo.

PS: No suelo mencionar de donde saco las imágenes del Google, pero tengo que pedirle perdón a Alejandro Ramos Diaz por robarle la imagen del principio, que tituló El Solitario.
Prometo volver a escribir en breve, pero procuraré que sea algo más alegre ;)

3 Comments:

At 3:56 PM, Blogger kimuko said...

Me alegro de que lo dijeses, esas cosas hacen más daño dentro y de vez en cuando todos tenemos derecho a desahogar. Sobre todo cuando es algo así que nos reconcome de alguien que no puede ya defenderse.

En el entierro de mi tío, el cura le pidió a Dios que perdonase sus pecados (dando a entender que eran muchísimos) para que pudiese sentarse a su lado y yo casi me echo a gritar: Pero serás hijo de puta! Que coño de pecados iba a tener mi tío que la enfermedad que lo mató la provocaron la mierda de las drogas que le dieron los putos curas cuando fue seminarista, las mismas que hicieron que sus dos hijos salieran con problemas y que tuvo a mi tío inmóvil en casa tanto tiempo! Que cojones de pecado iba a cometer en la silla de ruedas en casa! Hijos de puta!

Me callé por respeto, porque mi padre estaba llorando. Pero las lágrimas que me querían escapar a mí eran de pura rabia.

Y no me lamento porque mi tío se haya muerto. Estaba mal... de casa al hospital, del hosptial a casa donde mi primo le cuidaba durante su excedencia del trabajo. No lo hago sobre todo porque él comentó alguna vez que vivía porque vivía, que cuando Dios quisiera ya se lo llevaría.

Me lamento en todo caso por su vida y por sus hijos.

Y desde luego lo que no puedo soportar es que tengan los huevos de decir que Dios le tiene algo que echar en cara. El mismo Dios que tuvo según ellos la gracia o la cara dura de llevarse a su mujer hace un año y medio dejándolos solos, sin ayuda y sin ingresos.

Joder, estoy más antireligiosa que nunca.

Ala, ya desahogue yo también aprovechando tu ejemplo.

Lo que quería decir es que en el mundo hay muchos hijos de puta y desagradecidos. Y que no deja de ser una lástima. Y que estoy segura de que tu tío se merecía más. Y sobre su hijos... bueno, ya hablamos una vez y mejor no seguimos...

Y que ánimo, y que dos mil besos :*

 
At 5:14 AM, Anonymous sadiustuk said...

Lo bueno, lo luminoso, con eso nos tenemos que quedar realmente. No me refiero a motivos religiosos ni de coña.

Es el misterio del ser humano; nunca sabes quien es realmente bueno, hasta q lo ves calrametne; hasta la persona má smala del mundo puede en un momento dado tener ese ramalazo de bondad q desmonta.

De esto nos tenemos que quedar con q tu Tio valen no murió solo, curiosamente la gente que o acababa de conocer mostro esa bondad q digo; ese lado luminoso; lo acompañaron al final sin pedir nada acambio, pues lo apreciaban, pues porq se identificaban con el; y eso es lo bueno lo q su familia directa optó por no hacer; en estos casos se distingue especialmente bien a la gente buena de la mala por muy oculto q lo tengan; por muy dificiles de ver q sean...

 
At 5:54 AM, Blogger yaya said...

Esos hijos, si tienen algo dentro, tendrán remordimientos toda la vida.

La gente es muy dura con los defectos de los demás y muy benevolente con los propios.

Yo creo que a la gent hay que recordarla con lo bueno y con lo malo, pero sin jugar a ser Dioses. Y a un padre hay que quererle siempre, hay pocas cosas que no se le puedan perdonar a un padre. Yo no sé porque hay gente que hace la vida tan complicada, la verdad.

Besitos.

 

Post a Comment

<< Home